Del miedo a la esperanza
  • Columnistas |
  • Álvaro Uribe Vélez
  • Carlos Montoya Cely
  • Conflicto Armado
  • Elecciones
  • Elecciones 2018
  • Elecciones presidenciales
  • Fernando Vallejo
  • Iván Duque
  • La Guajira
  • Maicao
  • Sergio Fajardo
  • Sicarios
  • Víctimas del Conflicto

Del miedo a la esperanza

Por: Carlos Montoya Cely, Coordinador de Conflicto, paz y postconflicto-Pares

La escena parece sacada de una película de Fernando Vallejo: cuatro hombres fuera de un local comercial en el centro de Maicao, en La Guajira. Un sicario se acerca en moto, él y quien conduce disparan varias veces contra sus víctimas. Antes de huir, cuando los hombres ya están en el suelo, el sicario vuelve a disparar. Los remata con sevicia y se fuga. La noticia fue trasmitida en el noticiero de medio día. El hecho es tan aterrador como nuestra costumbre frente a estos eventos.

Parece que estamos condenados a vivir en el miedo. Sólo así se puede entender cómo en tiempos de construcción de paz y esperanza, el candidato con tiquete asegurado para segunda vuelta, y altas probabilidades de llegar a la presidencia, Iván Duque, es el único que de manera decidida representa el reciclaje de la guerra y todas las expresiones de violencia. Y con todas las expresiones de violencia me refiero a la forma como el uribismo entiende la sociedad colombiana.

No sorprende que sea el favorito. Si nuestro silencio contra la violencia ha sido tan prolongado, y nuestra relación con la tragedia tan normalizada. Si no sentimos estupor ante la muerte violenta de cientos de colombianos que mueren a diario, entonces mucho menos podremos reconocer la zozobra de hombres y mujeres que sobreviven sin servicio de salud, agua potable, electrificación, escuelas y demás servicios que dignifican la vida.

Y sin embargo, la elección de Duque como representante del uribismo es casi una acción magistral. Es joven, carismático y hasta hace unos meses absolutamente anónimo. La última característica, que en este contexto no debería generar ningún valor, se convierte en su mayor virtud dados los antecedentes de cada uno de los representantes de esta colectividad.

En todos los espacios en los que tiene oportunidad, Duque advierte que su gobierno “no tendrá un espejo retrovisor”, tratando de alejarse  de las casas políticas que aliadas con los paramilitares apoyaron entre 2002 y 2010 a Álvaro Uribe. Durante la primera parte de la campaña se quiso mantener lejos de estos apoyos, pero como era de esperarse, esto no fue posible, en tarima se dejó ver con Nadia Blel, hija y heredera del parapolítico Vicente Blel (quien al parecer  también compartió tarima con el candidato), Giovanny Meza, representante de Enilce López “la gata” (vieja aliada del uribismo) y esposo de la representante Karen Kure; Sandra Villadiego, esposa y heredera del parapolítico Miguel Ángel Rangel y Emeterio Montes, quién llegará a la cámara el próximo 20 de julio y es sobrino y heredero de William Montes, otro condenado por parapolítica, tampoco se puede olvidar el apoyo del kikismo desde La Guajira, y otros sectores cuestionados que han querido limpiar su imagen con herederos y ahora se proyectan bajo la falsa renovación que personaliza Iván Duque.

Ni su juventud e intención de representar una nueva generación, ni su anonimato para mantenerse lejos de las casas políticas relacionadas con el paramilitarismo podían quedar ocultas cuándo es sabido que su círculo de apoyo encarna la clase política que emergió de la mano del paramilitarismo. Que no se olvide que todos los parapolíticos que hoy levantan las manos con Duque, tienen responsabilidad en el periodo más violento en la historia de Colombia, el 42% de las víctimas del conflicto armado se produjeron mientras ellos, desde la legalidad, patrocinaban política y económicamente a las autodefensas, han sido ellos quienes se han encargado de reciclar la guerra y en consecuencia, de normalizar la violencia.

Como diría Maturana: es notable que la historia de la humanidad sea historia de guerra. Que difícil resulta convencer a quienes han vivido bajo el temor de la guerra, que la paz y la trasformación es posible, que seguramente será un proceso largo, pero que no estamos condenados a seguir escribiendo nuestra historia bajo la normalización de las violencias, que la historia de la humanidad no es en realidad la de la guerra, y que pese a los inmensos retos, estamos ante una oportunidad única de revertir la historia, no votemos por quienes nos han obligado  a vivir en el miedo, a quienes representan la continuidad de las violencias.


Generic placeholder image

Artículo por: Valentina Pèrez Botero @ | Publicado: Hace 3 semanas


Puedes ver más sobre él en Twitter, en su sitio web o en su email: [email protected]

ver más artículos de Valentina Pèrez Botero @

Artículos relacionados

  • +57 (1) 745 56 15 / 742 19 24
  • Cll 26B # 4A -45 Edificio KLM, La Macarena. Piso 15 y 16
    Bogotá, Colombia
  • Cra 3b #8-47b
    Buenaventura, Valle del Cauca, Colombia
© 2018 PARES.COM.CO Todos los derechos reservados. Fundación Paz y Reconciliación. Se prohíbe su reproducción total y/o parcial.
Powered by: