Historias de resistencia juvenil en Buenaventura

9 julio, 2018

Historias de resistencia juvenil en Buenaventura

Por: Colombia Joven y Conflictos asociados al desarrollo- Pares

Buenaventura es una ciudad de contrastes y de altas asimetrías. Por un lado, cuenta con el potencial portuario y una infraestructura moderna para potenciar su economía. Pese a esto, tres décadas de conflicto armado han producido en Buenaventura las cifras más altas del país en temas de víctimas; en especial en desplazamiento forzado, pues el 50% de sus pobladores se encuentra en esta condición.

Esta situación ha dejado a su paso las peores condiciones humanitarias para la mayoría de los pobladores, tanto urbanos como rurales, con una fuerte afectación a la juventud. El contexto generalizado de violencia no ha sido estático. La prueba de esta evolución se refleja en la existencia de varias economías ilegales y criminales, que han agudizado la difícil situación socioeconómica de los pobladores.

El mayor número de hechos violentos los ha registrado la Red Nacional de Información (RNI) que documenta sucesos entre 1985 y 2016, atribuidos, en su mayoría, a  grupos ilegales como la guerrilla de las FARC-EP, paramilitares del Bloque Calima y grupos rearmados posteriores a la desmovilización paramilitar.

En cifras, Buenaventura es el municipio del Valle del Cauca con la mayor cantidad de personas afectadas por la guerra en relación con el total de la población. El 51% se reconoce como víctima. De alrededor de 400 mil habitantes, 197.352.

Además de las afectaciones psicológicas, culturales, materiales y físicas que ha ocasionado el conflicto armado, se profundizaron las problemáticas sociales y económicas existentes en el territorio, un clima de miedo y terror, de despojo y pérdida territorial.

A nivel nacional, Buenaventura es una de las ciudades más importantes y estratégicas. Por un lado, concentra la mayor población étnica afro-descendiente e indígena asentada en un territorio legítimamente constituido (98%). Y por el otro, posee la mayor biodiversidad del planeta, cualidad otorgada por estar en la franja entre el mar y las montañas de la cordillera. A nivel internacional, es considerada de manera estratégica la capital de la Alianza Pacífico, proyecto que une al continente suramericano con el norte y el oriente medio en materia en comercio exterior. A pesar de estas características, solo hasta hace 4 años es parte de los 5 distritos especiales a nivel nacional. Ingresó al grupo en condición de “Distrito Especial, Industrial, Portuario, Biodiverso y Ecoturístico”.

Según el programa de nuevas ciudades liderado por del Departamento Nacional de Planeación (DNP), la ciudad se encuentra, desde hace muchos años, en una situación crítica respecto al sector de producción local y de empleo; según la entidad, el 62 % de la población  se encuentra en condición de desempleo y el empleo informal llega al 90.3 %.

La esperanza de vida de la población de Buenaventura es la más baja del departamento. Según lo señala el Informe Regional de Desarrollo Humano del Valle del Cauca 2008, la esperanza de vida de los bonaverenses era de 63,4 años en 2005; cuando la del Valle del Cauca en su conjunto era de 70,7 y la del país de 72,3. (Fedesarrollo-CERAC, 2013).

La precariedad de la situación social en la que viven los habitantes de Buenaventura facilita el desarrollo de actividades  ilegales como el narcotráfico, el tráfico de armas, la movilización de insumos para procesamiento de drogas ilícitas, contrabando, extracción ilegal de crudo del Poliducto del Pacífico y más recientemente el establecimiento de cultivos de uso ilícito.

En este contexto, Buenaventura cuenta con un segmento poblacional joven que viene en crecimiento. La población joven en el Distrito de Buenaventura representa un 27,6% del total de la población, es decir, 117 mil personas en el 2018, frente a un total de 424 mil habitantes, según estimaciones del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE).

Según el diagnóstico del Plan de Desarrollo del Distrito 2016-2019, en cuanto a la situación de la juventud en el municipio, se identificaron los siguientes problemas:

  • Enfermedades de transmisión sexual en jóvenes de la zona urbana y rural
  • Consumo de sustancias psicoactivas en jóvenes de la zona urbana y rural
  • Violación de derechos humanos y el posconflicto
  • Embarazos prematuros en jóvenes del distrito entre los 11 y 15 años
  • Dotación para los espacios y el desarrollo de la cultura

A esto se suma que el analfabetismo en la población mayor de 15 años es del 17% en la zona urbana y 22% en la rural, frente a un promedio nacional de 9%.  El 25% de los niños(as) y el 48% de los jóvenes en edad escolar están por fuera del sistema educativo.

En 2016, Buenaventura registró una tasa de 15.94 homicidios por cada 100.000 habitantes, inferior a la tasa departamental que se ubicó en 52.44. Del total de homicidios el 47% de las víctimas correspondieron a jóvenes entre los 15 y 29 años.

Esta situación de vulnerabilidad de la población joven y de los niños se refleja en el reclutamiento y utilización de esta población por parte de grupos ilegales (desde guerrillas, paramilitares, hasta grupos de las comunas). Pese a que el municipio no presenta información clara acerca de la cantidad de niños, niñas y adolescentes en grupos armados, sí se resalta como un problema importante el riesgo de reclutamiento. En 2016, se reclutaron 12 menores según la Unidad de Víctimas y el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF). Mientras que, según el acumulado histórico elaborado por la Unidad de Víctimas, a marzo de 2018 se han reportado 23 casos. Es evidente que existe un subregistro, debido a que Buenaventura es un municipio profundamente afectado por el conflicto y las dinámicas de los grupos armados.

¿Con qué herramientas cuentan los jóvenes para salir del círculo de la guerra?

La ciudad cuenta con una Política Pública en ajuste, adoptada mediante el acuerdo Nº 12 de 2015, para la adopción de Política Pública de Juventud en el Distrito de Buenaventura. En planes de atención y protección cuenta con un centro de atención integral a la juventud- CAIJU- que se encuentra funcionando. Para este año ha sido lugar de vivienda de los indígenas desplazados del río San Juan, por situaciones de enfrentamiento de grupos armados. Hasta el momento la alcaldía no cuenta con los recursos para realizar el retorno y garantizarles seguridad en sus territorios. Esto quiere decir, que no se está usando para los jóvenes.

Iniciativas juveniles

Jóvenes Metodistas de Paz

Ubicación: barrios Isla de la paz y La Cima (comuna 6), en el Distrito de Buenaventura

Objetivo: mediante su proyecto social, busca fomentar el desarrollo de capacidades, acciones de liderazgo y empoderamiento juvenil para la construcción de paz mediante actividades dirigidas a los jóvenes a través del arte, la cultura y la producción audiovisual.

Logros: la organización funciona desde hace dos años, pero la iniciativa que busca fortalecer el liderazgo de los jóvenes inició a finales de 2017. En este tiempo se han realizado actividades como: prevención al reclutamiento ilícito, jornadas de sensibilización comunitaria, semilleros de paz (reuniones de capacitación en ecosistemas de paz) y escuelas culturales de paz (Bellas Artes – Gobernación del Valle). Asimismo, la organización ha logrado que los niños, niñas, adolescentes y jóvenes, tengan mayores alternativas sociales, hagan un uso permanente de espacios comunitarios, y aprovechen el uso de su tiempo libre fortaleciendo un entorno de paz en el territorio.

Equipo: está conformado por un líder, que organiza y define las líneas de acción, una persona encargada del tema administrativo y cumplimiento de las acciones; dos dinamizadores encargados de convocar y llevar a cabo el trabajo social con los jóvenes participantes o beneficiarios, un licenciado en pedagogía infantil para atender a los niños y niñas de la comunidad y un coordinador de danza urbana que desarrolla talleres de prevención y reflexión a través del arte.

Colectivo vida

Descripción de la organización

Ubicación: comuna 12, corregimiento de Citronella, del Distrito de Buenaventura

Objetivo: busca generar oportunidades laborales para los jóvenes a través de la producción permanente de Tilapia Roja y Cachama, y su respectiva comercialización en Buenaventura con el fin de evitar la vinculación a bandas criminales.

Logros: el proyecto se ha venido ejecutando desde hace cuatro meses, en los que se ha realizado trabajo social constantemente y proyectos productivos con la comunidad rural en el caso particular del criadero de Tilapia. La iniciativa espera beneficiar 11 familias de los jóvenes participantes. Con la realización de estas acciones se busca que la iniciativa tenga la aceptación de la población joven.

Equipo: está conformado por 11 integrantes entre 14 y 28 años organizados por tareas en los siguientes grupos: grupo de crianza, grupo de vigilancia y un grupo de mercadeo, que se benefician de las ventas. La meta en cuatro meses es lograr la producción permanente de Tilapia y Cachama generando ingresos constantes para los afiliados.


Autor

Artículo por: Naryi Vargas @https://twitter.com/NSonadora | Publicado: Hace 2 meses

Puedes ver más sobre el autor en su Twitter.

ver más artículos de Naryi Vargas @https://twitter.com/NSonadora

Artículos relacionados

  • +57 (1) 745 56 15 / 742 19 24
  • Cll 26B # 4A -45 Edificio KLM, La Macarena. Piso 15 y 16
    Bogotá, Colombia
  • Cra 3b #8-47b
    Buenaventura, Valle del Cauca, Colombia
© 2018 PARES.COM.CO Todos los derechos reservados. Fundación Paz y Reconciliación. Se prohíbe su reproducción total y/o parcial.
Powered by: