Río Quito: entre el abandono y la resistencia juvenil

20 agosto, 2018

Río Quito: entre el abandono y la resistencia juvenil

Por: Mateo Quintero, pasante de comunicaciones – Pares

El Chocó es el departamento con la tasa más alta de necesidades básicas insatisfechas en todo el país. Tiene problemas históricos que nunca se han resuelto: el desempleo, la falta de infraestructura y la violencia.

Rio Quito fue creado como municipio mediante la ordenanza N° 004 del 25 de abril de 1999, proferida por la Asamblea departamental de ese entonces. Dicha norma lo dispuso contando con una extensión territorial de 70 Km2, ubicado en el centro del departamento del Chocó en la denominada subregión del Atrato a 30km de la capital del departamento por vía fluvial.

El municipio tiene una extensión de 69.914 hectáreas, de las cuales 60.966 corresponden a las comunidades negras, con el 95% de los habitantes, y 9.034 a los resguardos indígenas. La población total es de 7.559 personas.

Río Quito es el municipio es el más pobre todo el país. Según datos del DANE, el 98 % de la población se encuentra en condición de necesidades básicas insatisfechas, tanto en la cabecera municipal como en las zonas rurales. Al ser una zona de paso, el municipio ha sufrido afectaciones de violencia desde el año 1995; se ha visto afectado por el EPL, las AUC, el ELN y las Bacrim.

Sus principales fuentes de ocupación son la minería, la agricultura, la pesca y explotación maderera. En el municipio se cultivan distintos productos agrícolas de pancoger que son comercializados en la plaza de mercado de Quibdó. Debido a la cantidad de metales extraídos de la cuenca del río Quito, la explotación minera es considerada como la actividad económica más importante para el municipio, debido a que también genera otra serie de empleos no formales y de manera indirecta beneficia el sector del comercio.

Sin embargo, pese a que la explotación minera es provechosa, según la Defensoría del Pueblo, esta actividad ha generado un cambio negativo en el orden socioeconómico del municipio, pueseste tipo de dinámicas ha traído descomposición social. Los entables mineros y el flujo de foráneos han aumentado la prostitución y el alcoholismo; y, a su vez, han generado riñas, disputas, trabajo infantil y desescolarización.

Además de esto, la llegada de embarcaciones mineras provenientes de Brasil ha contaminado el río Quito con descargas de mercurio y Acpm. Las comunidades de esta región no solo dependen de la afluenza del río para su movilidad, sino también para el abastecimiento de alimentos y de agua para el consumo. La actividad minera, además de ocasionar daños irreversibles a la biodiversidad del territorio, ha generado una problemática de sanidad en la zona.

Sumado a estas problemáticas, también se encuentra la poca cobertura en materia educativa que existe en la zona. A partir del diagnóstico proveído por el Plan de Desarrollo del municipio, se puede establecer que existen algunas causas que explican la situación actual del sistema educativo: la insuficiente infraestructura física y dotación educativa, los limitados cupos en las instituciones educativas del municipio, las dificultades en cuanto a movilidad de los jóvenes de la zona rural a los centros poblados y el inicio temprano de actividades productivas por los niños.

Sumado al tema de insuficiencias en la estructura física del municipio, se suma la falta de recursos para escenarios culturales y artísticos en el territorio. Además de esto, no existen establecimientos de salud para la población. Según las autoridades locales, la falta de recursos imposibilita la construcción, el mantenimiento y dotación de la infraestructura.

En este sentido, los principales problemas que afectan a la población de Río Quito son:

  • Crecimiento y auge de la minería ilegal
  • Violencia repartida entre grupos guerrilleros y paramilitares
  • Afectación ambiental en ríos y flora
  • Baja cobertura en educación secundaria y media
  • Pocos espacios para el desarrollo de la cultura
  • Gestión nula de proyectos deportivos
  • Pocos establecimientos de salud

Las iniciativas juveniles en Río Quito  

Sin embargo, pese a todas las problemáticas con las que tiene que cargar Río Quito, hay una luz de esperanza en el municipio. Según cifras del DANE, éste ha sido catalogado como un municipio embrionario, pues el 27,63% de su población oscila entre los 0 y 29 años, lo que hace que los jóvenes constituyan una parte fundamental del territorio. Esto ha sido determinante en el municipio, pues ha ayudado a que exista un gran número de iniciativas juveniles.

El Programa de Oportunidades Rurales, desarrollado por el Ministerio de Agricultura, ayudó a fomentar las iniciativas juveniles en el municipio. Pues ésta otorgaba ayudas con el fin de promover la organización y la asociatividad en la región, lo que permitió que se creara un fuerte tejido de organizaciones juveniles.

En Rio Quito, la mayoría de las organizaciones juveniles se enfocan en temas productivos, incluyendo además temas sociales, de Derechos Humanos, ambientales, trabajo con niños y niñas, así como con la tercera edad.

Dentro de las organizaciones juveniles que se pueden destacar, se encuentran la Asociación de Jóvenes Luceros Azules, el Grupo Juvenil Cultural Canalete de Oro, Asociación de Jóvenes Visionarios. Todas ellas trabajan temas sociales, han promovido espacios de participación, y han realizado encuentros municipales de juventud, logrando concentrar a gran parte de los jóvenes del municipio. 

Grupo de Danza Canalete de Oro de Villa Conto

Esta iniciativa se lleva a cabo en Villa Conto y de ella se benefician 200 jóvenes mayores de 12 años. Surgió como un proyecto social que tiene como objetivo formar y fortalecer a jóvenes en ámbitos referentes a la recreación y al rescate de valores culturales, vinculando a la juventud del municipio. También busca fortalecer procesos étnico-culturales, enseñando saberes ancestrales como estrategia de transformación de realidades mediante el rescate cultural, el aprovechamiento del tiempo libre y la sana convivencia. La iniciativa ha ayudado a los jóvenes a alejarse de prácticas ilegales, grupos al margen de la ley y consumo de sustancias psicoactivas.

Asociación de Jóvenes Luceros Azules del municipio de Río Quito (AJOLAR) – Liderazgo e inclusión juvenil en procesos comunitarios.

La Asociación Jóvenes Luceros Azules, mediante un proyecto social, tiene como objetivo hacer incidencia para la generación de espacios de formación que permitan crear y proyectar iniciativas que tengan impacto social en los jóvenes. La asociación pretende generar y mantener espacios de formación y de proyectos juveniles efectivos para fomentar oportunidades reales a los jóvenes a través del trabajo con otros actores. Asimismo, el proyecto busca formar a los jóvenes del municipio en la formulación, presentación y ejecución de proyectos que incluyan enfoques diferenciales (género, étnicos, territoriales, etarios) para sus comunidades.

La Asociación, a través de sus proyectos, ha potenciado las habilidades comunicativas de los niños y niñas; adicionalmente, han realizado actividades con niños, jornadas ambientales, campeonatos deportivos y charlas de salud sexual y reproductiva. En el año 2015, presentaron una propuesta a la Alcaldía municipal sobre caracterización de la población en condición de discapacidad del Río Pato, que tenía como objetivo identificar las personas que tenían discapacidad y qué tipo de discapacidad. En cuanto a trabajo en el ámbito comunitario, implementó Cine al Parque en Villa Conto.

La organización apoya actividades e iniciativas sociales de organizaciones de base en el territorio como las Juntas de Acción Comunal, los Consejos Comunitarios y la Alcaldía Municipal, mediante la realización de actividades lúdico-recreativas de ambientación y acompañamiento a los jóvenes de Río Pató, Villa Conto y Boca de Paimadó. La organización también ha participado en la creación de semilleros de trabajo juveniles, a partir de la formación que Luceros Azules logró realizar a otros jóvenes del municipio.

La importancia de las iniciativas juveniles en Río Quito radica en que genera espacios de apropiación de toma de decisiones y fomenta, a su vez, la participación política y social de los y las jóvenes de la región, además de que les permite poder pensar en alternativas, no solo de ocio, sino económicas para enfrentar la difícil situación del municipio. Por otro lado, su importancia también radica en que sirve para, como dicen los habitantes de la región, “darles otro pensamiento a los muchachos”, a entender que no están condenados a vivir de la minería, ni a vivir con la minería.


Autor

Artículo por: Redacción Pares @ | Publicado: Hace 4 meses

Puedes ver más sobre el autor en su Twitter.

ver más artículos de Redacción Pares @

Artículos relacionados

  • +57 (1) 745 56 15 / 742 19 24
  • Cll 26B # 4A -45 Edificio KLM, La Macarena. Piso 15 y 16
    Bogotá, Colombia
  • Cra 3b #8-47b
    Buenaventura, Valle del Cauca, Colombia
© 2018 PARES.COM.CO Todos los derechos reservados. Fundación Paz y Reconciliación. Se prohíbe su reproducción total y/o parcial.
Powered by: