Vicente Torrijos no es un mal menor

22 noviembre, 2018

Vicente Torrijos no es un mal menor

Por: Redacción Pares

   

Después de los polémicos rumores sobre el posible nombramiento de Mario Javier Pacheco y Fernando Vargas Quemba, quienes habían sido críticos asiduos del trabajo del CNMH y lo habían acusado de tener posturas ‘izquierdistas’, y ante la renuncia del actual director del Centro Nacional de Memoria Histórica, el filósofo y doctor en sociología Gonzalo Sánchez, por “la nueva atmósfera política” que se vive en el país, el presidente Iván Duque nombró a Vicente Torrijos como nuevo director del CNMH.

De hecho, Gonzalo Sánchez en una entrevista concedida a El Espectador, dijo “presenté de manera irrevocable al presidente Duque, como reconocimiento expreso de que había una nueva atmósfera política tras las elecciones presidenciales, que el proceso de paz y toda la institucionalidad asociada con el Acuerdo comenzaban a remar a contracorriente, y que todo eso me obligaba a dar un paso al costado”, afirmó.

Las preocupaciones de Sánchez parecen ser ciertas. Pues Vicente Torrijos proviene de un sector ideológico antagónico y su carrera se ha desarrollado en ámbitos opuestos. Torrijos es académico, periodista y analista político. Tiene un Magister en Estudios Políticos y un postdoctorado en Asuntos Estratégicos, Seguridad y Defensa. Además, ha sido consultor en asuntos estratégicos del Comando General de las Fuerzas Militares.  Fue suplente de la Asamblea Constituyente de 1991 y comisionado presidencial para el manejo de crisis con Venezuela en el gobierno de Álvaro Uribe. Ha sido cercano al uribismo y a las Fuerzas Militares.

De hecho, en una columna publicada en El Espectador, el exdirector de la Comisión Colombiana de Juristas, Gustavo Gallón, dice que “el origen del conflicto armado en Colombia, para Vicente Torrijos, se explicaría por la ambición de poder del Partido Comunista, so pretexto de abolir la opresión de la población por una casta privilegiada, asociada al capital financiero norteamericano y global”.  Según Gallón, esa fue la conclusión que entregó Vicente Torrijos en su informe para la Comisión Histórica del Conflicto y de las Víctimas a la mesa de negociación de La Habana en 2014.

En el mismo texto, según comenta Gallón, Vicente Torrijos no utiliza una sola vez la palabra “paramilitares”. De hecho, Torrijos afirma que la teoría de la contención de Kennan fue falseada y “la dirigencia colombiana asoció apresuradamente esta teoría con la prescripción de ‘contener el comunismo’, cayendo así en la falacia de percibir como amenaza a todo aquel que profesase el marxismo”.

Respecto a esto, el informe de Torrijos afirma que agentes del Estado con“desórdenes mentales”, y en forma individual, han atentado contra organizaciones políticas de izquierda y se han asociado con grupos terroristas que se lucraron y menoscabaron la autoridad del Estado combatiendo a las guerrillas. Es claro como Torrijos omite a los paramilitares al no nombrarlos. Conoce de su accionar, pero no los nombra.

Según la lectura de Gallón, Torrijos nombra a la ONU como un “tercero parcializado hacia la subversión” y, además, el asesor del Comando General de las Fuerzas Militares dice también que las Fuerzas Armadas entendieron la diferencia entre “contención del comunismo” y “contención del terrorismo”.

En reiteradas ocasiones Torrijos ha sacado a relucir sus perspectivas del conflicto armado en Colombia y sobre el Acuerdo de Paz. En una entrevista concedida al medio La Tercera, de Chile, el 4 de mayo de 2018, Torrijos afirma que “en Colombia no ha habido un proceso de paz, sino un proceso de negociación entre el Estado y una guerrilla que recibió gran cantidad de concesiones“.  

En la misma entrevista, tras preguntarle si el proceso de paz estaba en riesgo, el hoy director del CNMH dice que “no puede estar en riesgo algo que no existe”, también dice que “las FARC sigue operando como una agrupación política-violenta al mismo tiempo. En suma, siguen siendo una amenaza transnacional que también opera como partido político”. En otra entrevista concedida a El Nuevo Siglo, Torrijos lanza dos afirmaciones polémicas: nombra a Venezuela y a Nicaragua como “gobiernos hostiles” y dice también que “la idea que se nos vendió de que Colombia había superado el conflicto y que estaba en una fase de posconflicto no existe”.

Sumado a estas polémicas declaraciones, el nuevo director del CNMH escribe una columna en el mismo periódico en donde ensalza al hoy controvertido presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. Torrijos dice que “durante años él ha sido un político en ascenso que, más allá de declaraciones eufóricas, ha construido un proyecto político perfectamente ajustado a las reglas de la democracia occidental”. El columnista dice que Bolsonaro se ha esforzado desde las bases populares por liberar a Brasil de la corrupción. Pues esto lo ha hecho, según Torrijos, “lejos de ser un advenedizo con aires redentoristas, o un golpista velado, o un socio de organizaciones violentas (todas ellas, las principales características de los marxistas en el hemisferio)”.

Esto permite vislumbrar los rasgos ideológicos del hoy director del CNMH. No se puede olvidar que Jair Bolsonaro ha sido controvertido por afirmar abiertamente sus posturas xenófobas, machistas y racistas en constantes ocasiones. Además de hacer alusiones prodictadura.

Por eso no es de asombrarse que la periodista de derecha Salud Hernández se hubiera alegrado ante la inminente llegada de Torrijos al CNMH:

El escritor Juan Gabriel Vázquez dijo alguna vez que la historia es un relato, y como relato puede ser contado de diversas maneras: desde los vencidos o los vencedores. En efecto, la cercanía de Torrijos a las Fuerzas Militares podría no brindarle al CNMH la centralidad y objetividad que espera Salud Hernández. No usar la palabra“paramilitares” también es problemático para un director de un Centro  Histórica teniendo en cuenta, además, que el último informe del Observatorio de Memoria y Conflicto del CNMH afirma que los paramilitares fueron culpables de 94.754 muertes, las guerrillas de 35.638 y el Estado de 9.804. 

La memoria y la verdad objetiva del conflicto corrían peligro con Mario Javier Pacheco y con Fernando Vargas Quemba a la cabeza del CNMH, pero también corren peligro con Torrijos. 


Autor

Artículo por: Redacción Pares @ | Publicado: Hace 3 meses

Puedes ver más sobre el autor en su Twitter.

ver más artículos de Redacción Pares @

Artículos relacionados

  • +57 (1) 745 56 15 / 742 19 24
  • Cll 26B # 4A -45 Edificio KLM, La Macarena. Piso 15 y 16
    Bogotá, Colombia
  • Cra 3b #8-47b
    Buenaventura, Valle del Cauca, Colombia
© 2018 PARES.COM.CO Todos los derechos reservados. Fundación Paz y Reconciliación. Se prohíbe su reproducción total y/o parcial.
Powered by: