¿Cómo se creó el Frente Urbano del ELN?

23 enero, 2019

¿Cómo se creó el Frente Urbano del ELN?

Por: Línea Conflicto, Paz y Postconflicto

La idea de conformar una estructura armada propia del ELN en las ciudades surgió en el IV Congreso en el año 2006. En esa ocasión, la guerrilla se propuso la recomposición militar y política, pues luego del debilitamiento producto de la arremetida paramilitar a finales de los 90 y las dificultades operaciones que resultaron de la profundización de la ofensiva estatal, su situación era la de una guerrilla diezmada y desintegrada. El análisis del contexto les sugería que las ciudades eran protagonistas de las decisiones políticas y que la ruralidad sea había despoblado, por lo que la  insurgencia debía también  disputarse el territorio urbano.

El objetivo fue el de aportar en la confluencia social y política para gestar nuevas situaciones de país, crisis de la vieja gobernabilidad y un nuevo gobierno, reconstruyendo nuestros frentes urbanos, desde el enraizamiento social y la construcción de una propuesta de nación” (ELN, 2006).

La ruta de acción que planteó la Dirección Nacional se implementó en Bogotá, Medellín, Cúcuta, Cali, Barranquilla, Bucaramanga y Popayán, y consistía inicialmente en la construcción y consolidación de una base social y política a través de la “lucha de opinión, trabajo comunitario, movilización social, entre otras actividades; ser encantadores, ser queridos por muchos” (ELN, 2006). Esto para evitar repetir los errores que se tuvieron en el pasado con las milicias urbanas, particularmente las de Medellín, cuyo accionar priorizó el ámbito militar y económico lo que llevó a su degradación como organización político militar.

Asimismo, se estableció que los integrantes de esta estructura debían ser propiamente urbanos, es decir, no trasplantar militantes del campo. Implícitamente se afirmaba que el tiempo para la conformación y consolidación del Frente Urbano  tomaría  varios años, pues se debían adelantar al menos cuatro fases para lograr el salto de lo legal hacia lo insurgente: (i) la conformación de organizaciones fuertes, estables y sostenibles, es decir, un trabajo en  la legalidad, construcción de una agenda política, posicionamiento en barrios o sectores sociales y políticos, legitimidad ante otras organizaciones; (ii) la radicalización de esas bases sociales y que estas contemplen la violencia como un medio legítimo en la lucha política; (iii) la formación en ámbitos militares, esto con el apoyo de los frentes rurales y (iv) la formulación y puesta en marcha de una estrategia de guerra en las ciudades.

Avanzar en las dos primeras fases del plan tomó alrededor de 8 años. Implicó varias reuniones de la Dirección Nacional y Consultivas entre el equipo responsable de consolidar la estructura nacional del Frente de Guerra. Finalmente, a finales de 2014 se llevó a cabo la Asamblea Constitutiva del Frente de Guerra Urbano Nacional Camilo Torres Restrepo, escenario en que se adopta un plan de trabajo y se elige una Dirección Urbana en propiedad.

La construcción del FGU conllevó problemas y debates al interior del ELN, particularmente en aquellos frentes que tienen influencia en las ciudades: el Frente de Guerra Suroccidental en Popayán y Cali; el Frente de Guerra Oriental, que mantiene estructuras en Bogotá; el Nororiental en Bucaramanga y Cúcuta; y el Occidental y el Darío Ramírez Castro en Medellín, pues las estructuras rurales se negaban a deslindarse de su autoridad en las ciudades, en tanto que estas  han tenido un lugar estratégico en materia de logística, consecución de recursos económicos, incorporación de nuevos cuadros a la base guerrillera. Excepto en Bogotá, las discusiones organizacionales  y disputa de mando llevaron a que la consolidación fuera más lenta.

EL Frente de Guerra Urbano Camilo Torres Restrepo, al igual que los demás Frentes de Guerra, está conformado por varios frentes, la diferencia es que el criterio de agrupación no es geográfico, sino que sólo reúne las estructuras de las ciudades. Existe un comandante para el FGU, así como un responsable político y otro militar; además cada frente en cada una de las ciudades tiene un jefe y los responsables propios de cada estructura.

Sin embargo, sólo en Bogotá el plan tomó un ritmo considerable y para el 2015 ya se había consolidado el Frente Jorge Eliecer Gaitán que ese año instaló una serie de artefactos explosivos en toda la ciudad, y así se dio a conocer. En el resto de ciudades los frentes urbanos son pequeñas células y colectivos que aún no logran el despliegue logístico para realizar acciones bélicas, y en las que actúan milicianos de los frentes rurales que si tienen capacidad y experticia.

A continuación se presenta el número de acciones desarrolladas por el ELN en las ciudades. No obstante, sólo en Bogotá y Barranquilla estas han sido reivindicadas por el Frente de Guerra Urbano, en las demás ciudades han sido responsabilidad de los frentes regionales.


Autor

Artículo por: Línea Conflicto, paz y postconflicto @parescolombia | Publicado: Hace 8 meses

Puedes ver más sobre el autor en su Twitter.

ver más artículos de Línea Conflicto, paz y postconflicto @parescolombia

Artículos relacionados

  • +57 (1) 745 56 15 / 742 19 24
  • La Macarena, Bogotá DC, Colombia
  • Buenaventura, Valle del Cauca, Colombia
  • Para mayor información contactar a [email protected]
© 2018 PARES.COM.CO Todos los derechos reservados. Fundación Paz y Reconciliación. Se prohíbe su reproducción total y/o parcial.
Powered by: