Cine afro comunitario, una semilla por la diversidad

5 abril, 2019

Cine afro comunitario, una semilla por la diversidad

Por: Sergio Saavedra. Redacción Pares

En el barrio Ciudadela de Santa Rosa, en la localidad de San Cristóbal de Bogotá, hay una cantidad de voluntades que se juntan en colectivos.

El proceso que se viene adelantando está en el marco de la cuarta versión del Festival Internacional de Cine Comunitario (4toFICCA KUNTA KINTE), que impulsa procesos creativos para trabajar sobre la identidad y el sentido de pertenencia en el barrio, la localidad, la ciudad, y así servir como plataforma para generar redes de intercambio con personas en otros lugares.

La apuesta de esta iniciativa es brindar herramientas que le permitan a la comunidad plantarse alternativas desde el enfoque diferencial étnico que surge de la diáspora africana, y pretende disminuir los imaginarios negativos de la gente, que, como desplazada, llega a esta ciudad capital.

Proyecto de video Tejedores de Indentidad

La alianza clave ha sido orquestada por la comunidad del barrio con sus saberes, sobre todo los niños, niñas y adolescentes y jóvenes (NNAJ) del cuadrante 31 del Barrio Ciudadela Santa Rosa, en compañía de la Fundación Renacer Santa Rosa y el apoyo de la Corporación Afrocolombiana de Desarrollo Social y Cultural (Carabantú) y la plataforma del Festival Internacional de Cine Comunitario Kunta Kinte (FICCAKK).

La apuesta se ha venido fortaleciendo durante este año en el barrio, entre otras cosas, a través del proyecto Vídeo Tejedores de Identidad, que busca servir como un espacio auspiciador para el encuentro y el compartir de los habitantes del barrio, sus prácticas, sus flujos culturales, sus tradiciones.

En este sentido, el proceso del Video Tejedores de Identidad plantea un reconocimiento desde quienes habitan el barrio. Este trabajo se da bajo el lineamiento del enfoque diferencial étnico y el ejercicio de tejer lazos de solidaridad y paz.

Construyendo barreras a la discriminación

Para Carlos Santos y Nicolás López, quienes trabajan en Carabantú, es necesario profundizar sobre la idea de que este proceso que se adelanta esta complejizado por la construcción de la memoria y para ello; es central el tejido social.

Sin embargo, ese proceso trae unos matices culturales a los que esta iniciativa le presta especial atención. Por un lado, hay una serie de condiciones complejas que Bogotá plantea para quien viene de afuera y, por el otro, las voces e historias que traen consigo quienes vienen de otros territorios; enriqueciendo la diversidad étnica y cultural.

Asimismo, buscan visibilizar las realidades existentes de discriminación y exclusión; en la iniciativa realizan acciones en los talleres para mitigar los canales de violencia y fortalecer los canales de reconocimiento y trabajo comunitario.

Carlos Santos cuenta que la unión entre la Fundación Renacer Santa Rosa y la apuesta del FICCAKK, se dio a partir de conocer al Consejo Local Afro de la localidad de San Cristóbal, al sur de la capital.

Conocer ese espacio le permitió el reconocimiento de poblaciones afro en Bogotá y, justamente ahí, conoció el trabajo que venía adelantando Ency Paola Asprilla Moreno, quien se la ha jugado en Santa Rosa para la transformación social del barrio, a partir del trabajo con niñas, niños y jóvenes.

El cine como una herramienta educativa

Carlos Santos es insistente al decir que esta articulación, parte desde respetar lo que ya existía en el espacio del barrio Santa Rosa. Este año, a partir de la 4ta versión del FICCAKK con la temática “La identidad y la paz de los pueblos afros”, lograron articular los procesos de formación a través del cine como herramienta etnoeducativa.

Es decir, que propende por recoger las tradiciones culturales y trabajar en narrativas creativas con los niños, niñas y jóvenes de la comunidad.

Según Carlos Santos, es de vital importante enseñar con el ejemplo y para eso está el trabajo que durante mucho tiempo ha adelantado Paola con la gente del barrio. De hecho, Paola cuenta que la iniciativa de la Fundación Renacer, nace por la necesidad de cambiar los espacios de esparcimiento de los niños a partir de actividades y refuerzos escolares.

Es decir, el espacio en el que trabaja Paola transciende las paredes de un aula y les invita a los niños, niñas y jóvenes a explorar otros espacios creativos; es un camino de aprendizaje.

De esta forma, Paola señala que esta iniciativa también es una forma de hacerle frente a las dinámicas de vulneración de derechos a las que están expuestos en la comunidad, quienes integran la iniciativa.

Uno de los trabajos que se realizan en el barrio, vincula el lenguaje de una cámara de fotografía con la transformación de imaginarios, lo que en palabras de Carlos Santos sería “el dedo índice que dispara un arma es el mismo dedo que obtura la cámara”.

Con esta frase poderosa, el trabajo en Santa Rosa concentra la posibilidad de vincular a los niños en un proceso de autorepresentación y la posibilidad de narrarse.

Hilando historias ancestrales

Los niños y las niñas no solo fueron vitales para la creación de la fundación Renacer Santa Rosa, sino para el crecimiento y la incidencia que ha tenido el espacio en la construcción del tejido social. Tanto Carlos como Paola coinciden en que la curiosidad y expectativa que tienen los niños y niñas salpican de creatividad el espacio.

Carlos señala, que a partir de esa multiplicidad de expresiones que tienen los niños y niñas, se ha planteado una interlocución horizontal desde sus lenguajes.

Es decir, desde los dibujos, la corporalidad, las narraciones orales y demás formas de narrase; el espacio ha permitido que se contribuya al reconocimiento de los niños y niñas como portadores de un discurso que debe ser escuchado.

Por estas razones se pensaron en el proyecto ‘Vídeo Tejedores de Identidad’, en el que de forma literal y de manera metafórica hilan la historia ancestral de cada individuo participante. Acá es cuando en el espacio ubican la imagen como un vehículo de fortalecimiento de la identidad de los pueblos, independientemente del lugar donde estén viviendo las personas.

Para este proyecto contaron con la presencia de Greta de Raizal Design, una emprendedora de Providencia, que ha trabajado como diseñadora de modas para artistas como Chocquibtown.

El trabajo que ha adelantado Greta le ha servido al barrio para fortalecer la identidad a partir del tejido, con telares africanos y el reciclaje de prendas.

Eso sí con la participación e intervención de los y las niñas en la creación de diseños que los narran y los cuentan, lo que, además, ha servido para poner el proyecto en sintonía con el medio ambiente y las representaciones comunitarias y barriales.

Los niños y niñas que hacen parte de los procesos de fortalecimiento escolar y de identidad, tienen edades que oscilan entre los dos hasta los catorce años.

La razón de la presencia de niños de tan pequeña edad, explica Paola, tiene que ver con que en algunos hogares los niños llevan a sus hermanos o primos más pequeños.

Para esta situación, hay una madre que ayuda como voluntaria en el proceso, a su vez esta madre asiste con su hija, quien participa igual que los demás asistentes.

Por la defensa de los derechos de las comunidades afro

El trabajo en el Barrio Santa Rosa continúa caminando, porque solo así se actúa en la utopía, de esta forma los esfuerzos de personas como Paola, Carlos o como los y las niñas siguen apostándole a un proyecto comunitario que vele por la defensa de los derechos étnicos, territoriales, sociales, culturales, políticos y económicos de las comunidades afro.

Así las cosas, este proceso en donde las imágenes y los procesos visuales se configuran como la alternativa para la reconstrucción de la memoria y el fortalecimiento de los proyectos de vida de los niños, niñas y jóvenes que hacen parte del proyecto; busca a su vez trascender en el tiempo para poder generar un proceso constante y transformador.

Como señalan Paola, Carlos y Nicolás en ciudades como Bogotá la memoria vive, y es el mismo caso de San Cristóbal, que es una localidad de memoria viva; y qué decir de Santa Rosa un barrio en el que no se comprenden las muchas historias de vida que están tejidas por sus pobladores.

Teniendo en cuenta esto, y con motivo del Día del Niño, en el barrio Santa Rosa se llevará a cabo una actividad comunitaria el próximo 27 de abril.

En este evento se hará, de manera oficial, la presentación del proyecto “Video Tejedores de Identidad”, las creaciones textiles realizadas con el apoyo de Raizal Design, un mural que contó con el apoyo del muralista colombiano-canadiense César Alonso Rodríguez y los trabajos fotográficos y de video. Además, la actividad cerrará con una noche de cine foro comunitario.



Autor

Artículo por: Sergio Saavedra @_SergioSaavedra | Publicado: Hace 2 semanas

Puedes ver más sobre el autor en su Twitter.

ver más artículos de Sergio Saavedra @_SergioSaavedra

Artículos relacionados

  • +57 (1) 745 56 15 / 742 19 24
  • Cll 26B # 4A -45 Edificio KLM, La Macarena. Piso 15 y 16
    Bogotá, Colombia
  • Cra 3b #8-47b
    Buenaventura, Valle del Cauca, Colombia
© 2018 PARES.COM.CO Todos los derechos reservados. Fundación Paz y Reconciliación. Se prohíbe su reproducción total y/o parcial.
Powered by: