“Nuestro respaldo a la paz de Colombia sigue más firme que nunca”

21 septiembre, 2019

“Nuestro respaldo a la paz de Colombia sigue más firme que nunca”

Por: Carlos Castelblanco Pinedo – Redacción Pares

“Como embajador es muy satisfactorio trabajar en un país donde tenemos un papel único como garantes de los acuerdos de Paz de la Habana y en el proceso de reconciliación de las zonas más afectadas por la guerra y los conflictos; Colombia es un país en el que nuestro rol ha sido clave porque hemos construido confianza, no solamente con el gobierno y la exguerrilla de las Farc, sino con la sociedad en general, y esa confianza es una herramienta, es un capital fundamental que tenemos y podemos seguir utilizando cuando se requiera. Somos un socio confiable.”

Pares habló con John Petter Opdahl, embajador de Noruega en Colombia. Es politólogo experto en América Latina, fue vicecónsul en Nueva York, consejero en la embajada en Londres y embajador durante seis años en Cuba, precisamente mientras se desarrollaban los diálogos de paz entre el gobierno de Juan Manuel Santos y la exguerrilla de las Farc. Noruega tiene un importante programa de cooperación en Colombia. Actualmente esta Misión Diplomática tiene como prioridad el seguimiento de la implementación del proceso de paz con FARC-EP en Colombia y ha asumido un rol de garante.

«Para nosotros es muy importante apoyar la reincorporación de los exguerrilleros porque nos parece clave para el futuro del país, pero también para la estabilidad y la seguridad nacional.» Foto: Pares

Pares: Desde la década de los 90, Noruega ha estado involucrado como acompañante o mediador de al menos 10 procesos de paz, y ha proporcionado apoyo técnico y financiero en muchos otros países. Desde 2012, Noruega ha desarrollado un papel de facilitador en los procesos de paz con las FARC —que terminó en la firma de un acuerdo en 2016— como en los diálogos de paz con el ELN, proceso que fue levantado por el gobierno de Iván Duque en agosto de 2018. ¿Por qué este país es reconocido por la comunidad internacional como un mediador válido?

John Petter Opdahl: Históricamente y como primer referente, hace 26 años por nuestro papel en los acuerdos de Oslo cuando israelíes y palestinos firmaron los Acuerdos para la paz en Cercano Oriente. Noruega tiene una larga tradición en el ámbito de la ayuda humanitaria y se sintió impelido a implicarse en el fin del conflicto. Además, su credibilidad estaba reforzada por un pasado libre de colonialismo y su independencia económica.

Nunca hemos dejado abandonado un proceso, a menos que las partes así lo quieran. Noruega ha sido un socio confiable y coherente en procesos largos. Hace unos días leí un artículo muy interesante sobre el rol de España en los países latinos y por su historia hay complicaciones para tomar un papel y ellos lo saben, ellos tienen un papel importante pero no pueden por la historia tan cercana que tiene España con América Latina.

Pares: El proceso de paz es un objetivo de todos en Colombia, pero también sabemos que hay desafíos, entre otros el asesinato de excombatientes y líderes sociales, así como la necesidad de un apoyo en términos de infraestructura social de parte del gobierno. ¿Qué balance hace Noruega del estado del proceso de paz con las Farc?

J.P.O: Para nosotros es muy importante apoyar la reincorporación de los exguerrilleros porque nos parece clave para el futuro del país, pero también para la estabilidad y la seguridad nacional. Hemos visto que, a pesar de la situación que tuvimos con la salida del proceso de algunos de los excomandantes, es importante ver que hay muchos proyectos productivos en marcha, ya implementados, y veo que la implementación va a un buen ritmo.

Al mismo tiempo creo que la comunidad internacional, como el gobierno mismo, hemos sido muy claros en que aquí estamos apoyando absolutamente a quienes están dentro del proceso y quieren seguir adelante, el mensaje ha sido ese desde todos los rincones, y ese es un mensaje que tenemos que repetir y mostrar que somos fieles y estamos firmes con la reincorporación.

Pares: ¿Cómo analiza Noruega el hecho de que en el país haya importantes sectores políticos que están en contra de la implementación del Acuerdo de Paz?

J.P.O: Como yo lo veo dentro de la comunidad internacional y también en la gran mayoría de los colombianos en 2019, creo que es imposible no imaginarse un camino sin paz y sin cumplimiento de los acuerdos para que haya un desarrollo sostenible y seguro para la población colombiana.

Yo no conozco la vida interna de los partidos políticos colombianos, pero creo que cualquier partido tiene que darse cuenta de que deben trabajar y dirigirse a las necesidades y deseos de las nuevas generaciones colombianas que tienen un punto de vista bastante distinto, y donde vemos que hay otros asuntos para ellos que son más importantes: que haya más trabajo, más ingresos, más cuidado al medio ambiente. Hay una generación nueva que quiere cuidar su país de una manera diferente y para lograr eso el camino es la paz, es poder vivir en un país más tranquilo.

Hay mucho interés de mi país hacia Colombia, y también hay muchos grupos de la sociedad civil de Noruega que están atentos a lo que ocurre aquí. Y aparte de eso, personalmente siempre quiero conocer todo lo que puedo de un país donde estoy trabajando, y me falta mucho todavía para conocer en Colombia. He leído algunos libros de historia de Colombia, no tantos como quisiera porque tengo demasiado trabajo, pero he conocido gente maravillosa a través de la cual he podido comprender asuntos del país.

«Hay temas muy importantes para nosotros como los son el tema de género, que es transversal a todo el trabajo que realizamos, así como apoyar al gobierno colombiano en la protección a líderes sociales y a defensores de derechos humanos.» Foto: Pares

Pares: ¿Cuáles son las áreas de cooperación más importantes entre Noruega y Colombia?

J.P.O: Somos el cuarto cooperante internacional más grande para Colombia, que es algo increíble siendo un país tan pequeño como Noruega. No estamos en todos los asuntos, hemos tratado de enfocarnos en algunos sectores particulares, sobre todo tres.

El primero es todo lo que tiene que ver con la reintegración y el seguimiento de los acuerdos de paz de La Habana, el otro es el sistema de justicia transicional y el tercero es el tema del cambio climático y la protección del medio ambiente. La relación entre nuestros dos países va más allá del proceso de paz. Los asuntos multilaterales son variados y tenemos cooperación bilateral a través de los temas de petróleo y pesca, por ejemplo tenemos un programa que es petróleo por desarrollo, en el que estamos capacitando a muchos colombianos en el tema del manejo de recursos petroleros de una manera sostenible.

Noruega es un socio muy importante en dos fondos: uno es el fondo Colombia Sostenible, a través del cual queremos hacer un aporte para prevenir las consecuencias de las catástrofes climáticas y naturales, impedir la deforestación y por lo tanto disminuir las emisiones de los nocivos gases de efecto invernadero para garantizar el desarrollo económico y la seguridad alimentaria en el futuro.

El otro es el Fondo Multidonante de las Naciones Unidas para el Sostenimiento de la Paz. Este fondo es muy importante porque hemos visto resultados concretos de proyectos que van hacia la cohabitación y la reintegración en las zonas más afectadas del conflicto, y ha sido muy eficiente. Según funcionarios de Naciones Unidas, es uno de los mejores fondos que ha manejado esta entidad a nivel global, por lo tanto vamos a continuar aportando nuestros recursos, de alrededor de 50 millones de dólares anuales.

Es importante aclarar que no estamos solamente dando dinero a proyectos para personas desmovilizadas, sino también para el beneficio de todas las comunidades de la zona en la que los implementamos. Nuestro objetivo es que haya beneficios para toda la comunidad, haciendo énfasis en los territorios y la población más afectada.

Pares: ¿Qué tipo de iniciativas apoya Noruega en Colombia, podría darnos algunos ejemplos?

J.P.O: La razón por la que somos el cuarto socio internacional para Colombia es que Colombia es uno de los 16 socios principales para el gobierno de Noruega y entre esos, el único país en las Américas. Esos países reciben mucha más cooperación y atención amplia de sectores en diversos temas, como el cuidado del medio ambiente o el enfoque de género.

Hay un proyecto que me encanta, es pequeño pero es muy eficiente: una finca en Cundinamarca para capacitación de representantes indígenas de los seis departamentos amazónicos; allí están recibiendo formación legal, junto con la Universidad del Rosario, para saber qué derechos tienen ellos si vienen inversiones ilegales -o legales- a sus territorios con proyectos, por ejemplo de minería o ganadería. En este espacio se preparan jóvenes de las áreas indígenas de la amazonia para que puedan participar activamente en la administración de sus territorios. Cada pueblo nombra un representante, y hay más mujeres que hombres. Hasta ahora hay 260 alumnos y queremos continuar.

No se necesitan solamente proyectos grandes, también los proyectos pequeños pueden cambiar la mentalidad de la gente hacia el medio ambiente con objetivos muy puntuales que tienen una incidencia y un efecto inmediato en los territorios. Le cuento: uno de mis sueños de infancia era navegar por el río Amazonas, que es muy impactante.

También me han gustado mucho las visitas que he hecho al sur del país, al departamento del Cauca, o a la zona cafetera, que es preciosa. He visto muchos lugares emblemáticos muy bonitos.  También me han impactado algunos viajes que he hecho a lugares que tienen grandes retos como Norte de Santander y especialmente Cúcuta, con la inmigración venezolana y toda la difícil situación en la frontera.

Dado que la igualdad y la no discriminación son asuntos fundamentales para Noruega, nos hemos acercado a proyectos relacionados con población LGBT y mujeres. Me impresiona mucho el excelente nivel de las organizaciones de género y de mujeres que están trabajando por una Colombia en paz. Deben estar orgullosos por la sociedad civil que hay en acá: está muy bien organizada a nivel micro y a nivel nacional.

«Este lunes vamos a firmar un convenio, por tres años, con ONU Mujeres para, justamente apoyar el trabajo excelente que ellas están haciendo en Colombia en todo el ámbito de género y asegurar el financiamiento. Foto: Pares

Yo creo que ustedes tienen una ciudadanía con una voluntad fuerte, que tiene sus metas y sus trabajos bastante claros y está jugando un papel fundamental. Estoy increíblemente impresionado de ver cómo hay lugares en el campo donde hay representantes de organizaciones LGBT, personas que usualmente hacen parte de una organización en una ciudad, como por ejemplo Caribe Afirmativo y Colombia Diversa.

 


Autor

Artículo por: Carlos Castelblanco Pinedo @ | Publicado: Hace 4 semanas

Puedes ver más sobre el autor en su Twitter.

ver más artículos de Carlos Castelblanco Pinedo @

Artículos relacionados

  • +57 (1) 745 56 15 / 742 19 24
  • La Macarena, Bogotá DC, Colombia
  • Buenaventura, Valle del Cauca, Colombia
  • Para mayor información contactar a [email protected]
© 2018 PARES.COM.CO Todos los derechos reservados. Fundación Paz y Reconciliación. Se prohíbe su reproducción total y/o parcial.
Powered by: