Incendios forestales, un problema sin resolver

2 abril, 2020

Incendios forestales, un problema sin resolver

Por: Natalia Aguilar Salas. Colaboradora Pares.

La Sierra Nevada se enfrenta otra vez a peligrosos incendios que amenazan con destruir la flora y fauna, nuevos desplazamientos de población indígena y campesina. Casi todos los años se presenta este fenómeno que no parece ser de prioridad para los dirigentes del país. Si se avecinan fenómenos ambientales que reconocemos todos los años ¿Por qué no se realiza la prevención necesaria para que estos no se conviertan en una tragedia natural?

Los incendios forestales se presentan usualmente a principio de año, y es natural que ocurran. A finales de febrero se presentaron varios focos de incendio en Colombia. Hay tres puntos importantes que se deben reconocer para entender el origen de los incendios: una de las primeras causales de ellos pueden ser los factores antropogénicos, es decir el impacto humano sobre el medio ambiente y los ecosistemas.

Otra causa de los incendios forestales se puede producir de manera natural, debido a las condiciones ambientales y climáticas. Por ejemplo, la sequedad de los ecosistemas como el bosque seco tropical propician las condiciones para que se generen y propaguen incendios.

Sin embargo hay que reconocer un tercer punto que es el cambio climático y las altas temperaturas producen el aumente la intensidad de los incendios al igual que su duración, como lo vivió hace pocos meses Australia. Aunque la propagación de los incendios se genere de manera natural esto no significa que no se deba intervenir, al contrario, es necesario reconocer los ciclos en los cuales los ecosistemas son más propensos a incendios forestales.

También es necesario reconocer que los cambios drásticos en el ambiente se han generado principalmente a causa del calentamiento global, y la responsabilidad recae en cada individuo y su manera de aprovechar los recursos, al igual que las compañías extractivas y productivas que en muchos casos no cumplen con las políticas ambientales necesarias para la protección de los ecosistemas, fauna y flora.

Regiones afectadas

Estos incendios también afectan de manera drástica la calidad del aire. Medellín, Cúcuta y Bogotá han sufrido este fenómeno, también el departamento del Atlántico y Venezuela, donde se han visto densas capas de humo que afectan no solamente al medio ambiente sino también a los ciudadanos y habitantes de las regiones, incluso durante la cuarentena no se ha visto una disminución realmente drástica a pesar de que se ha reducido la huella de carbono.

El 28 de marzo la Asociación de Mujeres Campesinas, Negras e Indígenas de Colombia, la reserva natural de sol de Minca y la Red Internacional de Amigos por el Ambiente, entre otras fundaciones y organizaciones, firmaron una petición en la que exigen la acción inmediata de las autoridades territoriales y ambientales, además del envío de helicópteros especializados, para la protección integral del territorio, el derecho a la vida y el ambiente sano de las comunidades que lo habitan.

Desde el 20 de Marzo se han presentado graves incendios forestales en la Sierra nevada, desde el sector de la Tigrera hasta el corregimiento de la Minca, también se han generado incendios en Santa Marta y en Valledupar, de los cuales todavía no se conoce el alcance. Las únicas entidades que han brindado apoyo durante esta emergencia fueron los bomberos, gestión de riesgo y el grupo COBASA.

Por otra parte el gobernador del Cesar, Luis Alberto Monsalvo, comunicó que los incendios forestales amenazan aproximadamente 500 hectáreas de la vereda cominos de Tacamal al norte de Valledupar, pero que ya se encuentran trabajando la Unidad nacional de gestión de riesgo, al igual que los bomberos para hacer labores de control y mitigación de los incendios, junto con el apoyo de un avión cisterna que diariamente realiza descargas de agua en las zonas afectadas.

Esta no es la única región que se ha visto amenazada. En el municipio de Macanal y Santamaría, en el departamento de Boyacá, también se han presentado incendios que pusieron en riesgo por cinco días la estabilidad de la reserva natural Guanaque, pero ya lograron ser controladas a pesar de estar en una zona de difícil acceso.

Según el diario El Heraldo, desde el 16 de diciembre hasta el 2 de marzo se han presentado 769 incendios a nivel nacional, los cuales han devastado aproximadamente 25.715 hectáreas, algunas de los departamentos afectados son Cundinamarca, Córdoba, Magdalena, Vichada, Cesar y Bolívar.

Respuesta del Gobierno Nacional

Frente a esta emergencia, el Gobierno presentó la campaña “Artemisa” el 28 de abril de 2019, la cual pretende cumplir con cuatro puntos clave que mencionó el Presidente en su discurso:

“El primero, parar lo que yo he denominado esa hemorragia deforestadora que se ha visto en los últimos años,dos, que nosotros recuperemos nuestra selva tropical húmeda, nuestros bosques y tres, que nosotros judicialicemos a los que están detrás de esa cultura deforestadora, pero también hay un elemento importante, la pedagogía y la conciencia colectiva” .

Parece que la hemorragia deforestadora no tiene en cuenta a las grandes empresas que trabajan de manera legal pero con una flexibilidad inmensa por parte del Gobierno para que hagan lo que les plazca con los recursos no renovables.

Esta estrategia tiene problemas que amenazan el bienestar de la población campesina e indígena en las zonas: Primero la operación al ser de carácter militar no consta realmente de medidas integrales y pedagógica, se enfoca más en la criminalización y penalización, por ejemplo en la Serranía de la macarena fueron judicializados 20 campesinos y no se tuvo en cuenta que muchos de ellos no habitan en zonas protegidas, por otra parte en algunos operativos han denunciado que se detienen niños, se queman cosechas y se dañan las pertenencias de las comunidades, ¿Esto es pedagogía y conciencia colectiva?

Es claro que las acciones del gobierno deben buscar enseñar realmente a las comunidades a través de talleres educativos y no solamente militarizar las zonas y utilizar la fuerza bruta, por otra parte los llamado por parte de los diferentes departamentos para que se brinde atención cuando surgen los incendios forestales deben tener mayor incidencia a nivel gubernamental, y no solamente actuar una vez el incendio se propague.

Por esa razón, las estrategias de prevención de mano de especialistas serían de mayor utilidad ante este fenómeno natural. Finalmente, el calentamiento global es inevitablemente y se ha convertido en uno de los problemas más grandes de la humanidad que requiere no solamente de políticas gubernamentales y de menos flexibilidad con las macro empresas invasoras, extractivas y productivas, también requiere de una conciencia individual y colectiva que se enfoque en un consumo más responsable de los recursos, ahora más que nunca bajó la situación tan grave que está viviendo el mundo.


Autor

Artículo por: Colaboradores @ | Publicado: Hace 3 meses

Puedes ver más sobre el autor en su Twitter.

ver más artículos de Colaboradores @

Artículos relacionados

  • +57 (1) 745 56 15 / 742 19 24
  • La Macarena, Bogotá DC, Colombia
  • Buenaventura, Valle del Cauca, Colombia
  • Para mayor información contactar a [email protected]
© 2018 PARES.COM.CO Todos los derechos reservados. Fundación Paz y Reconciliación. Se prohíbe su reproducción total y/o parcial.
Powered by: