Por ola de violencia, Buenaventura pide ayuda al Gobierno

2 agosto, 2020

Por ola de violencia, Buenaventura pide ayuda al Gobierno

Por: Dennis Arley Huffington. Investigador Regional, Oficina Pares-Pacífico

Una semana completa Buenaventura encabezando las noticias nacionales y otra vez es por culpa de la inseguridad y la violencia. En la madrugada del 26 de julio, en medio del toque de queda decretado por la alcaldía distrital, fueron hurtados equipos técnicos del Barco Hospital San Raffaele, que atiende a la población rural de Buenaventura y el Pacífico donde hay ausencia de este servicio.

Luego, el 29 de julio, apareció circulando un panfleto del GAPF Columna Móvil Jaime Martínez, quienes tienen presencia en las cuencas de los ríos de Buenaventura, amenazando con disputarle el control territorial al Clan del Golfo/La Local y la organización delincuencial la Empresa y anunciando su llegada al área urbana de la ciudad.

Y para completar, el sábado 01 de agosto en horas de la noche, fue arrojado un artefacto explosivo contra las instalaciones de la alcaldía distrital, en lo que parece ser una respuesta al llamado que el alcalde Víctor Vidal le ha hecho al Gobierno Nacional, para combatir estas agrupaciones y recuperar la seguridad en el distrito.

Las curvas de la violencia

En Buenaventura la violencia y la inseguridad se establecen como condiciones que se autorrefuerzan. Aparecen cada vez en nuevas modalidades y luego decrece producto de la manifestación de las organizaciones sociales o cuando llega a un extremo tal, que no deja de hacer eco en la opinión pública. Así ocurrió en el 2007 con el denominado ‘periodo de las bombas’ cuando la antigua guerrilla de las FARC-EP y los Rastrojos se disputaban el control territorial.

Posteriormente en el 2014, en las disputas entre los grupos armados ilegales Los Urabeños y la Empresa, estuvo marcado por ‘las casas de pique’. Ante esto, las organizaciones sociales junto a la ciudadanía realizaron la Marcha por la Vida, donde asistieron más de 10.000 personas exigiendo al Gobierno local y nacional que tomara medidas contra este fenómeno de la violencia, lo que obligó al gobierno nacional a militarizar el distrito.

En 2018 se repitió la formula, cuando la ciudad quedó en medio de los enfrentamientos entre el Clan del Golfo/La Local y la Empresa, lo que llevó a la Diócesis de Buenaventura y al Comité del Paro Cívico a realizar la caminata por la vida y la tranquilidad, el resultado fue un pacto silencioso de no agresión entre los grupos armados ilegales y reforzar la policía con 35 hombres nuevos.

Hoy, nuevamente el temor se apodera de Buenaventura: entre abril y mayo hubo 24 asesinatos, en lo que parece ser retaliaciones entre los grupos armados después de que circulara un video de un sujeto encapuchado anunciando la toma de la comuna 4 y 11 por órdenes de alias Pepo, nuevo cabecilla de Clan del Golfo/La Local.

Además, los hurtos como el ocurrido al Barco Hospital San Raffaele, los hechos del 29 de junio donde fueron asesinadas tres personas mediante retén ilegal y posterior persecución criminal a un vehículo de servicio público tipo colectivo desde el barrio Punta del Este hasta el 14 de Julio por rehusarse a ser robados; y, el atentado con artefacto explosivo en el barrio Alberto Lleras Camargo el 6 de julio, son las situaciones que más han impactado en la ciudadanía y las autoridades locales.

Pero no son los únicos, en las redes sociales a diario se denuncian robos, retenes ilegales, anarquismo violento, extorsiones y enfrentamientos entre grupos armados; lo que ha generado terror en la comunidad, como lo advierte el propio alcalde:

“Durante los últimos cuatro (4) meses, de manera simultánea a la declaratoria de emergencia decretada por el Gobierno Nacional, hemos padecido una oleada de hechos violentos y acciones vandálicas que dejan entrever un fortalecimiento de las bandas criminales y la delincuencia común asentadas en nuestro territorio […] Han creado un estado de zozobra, desasosiego y terror en la población, que se le han sumado a las preocupaciones que emergen de los contagios y muertes por causa del COVID-19” (Víctor Vidal, alcalde de Buenaventura).

El llamado que desafía a los grupos armados

En una carta dirigida al Ministerio del Interior, Ministerio de Defensa, Consejo Superior de la Judicatura, Defensoría del Pueblo, Fiscalía General de la Nación, Ministerio de Justicia y del Derecho y Procuraduría General de la Nación, el alcalde Victor Vidal solicitó habilitar de manera urgente de una mesa nacional de seguridad para el distrito de Buenaventura. En ella manifiesta que:

“Desde la administración Distrital, junto con los comandantes locales de la fuerza pública, realizando esfuerzos para contrarrestar la criminalidad, sin embargo, dada nuestras limitaciones, legales, de pie de fuerza, carcelarias, financieras y la baja inversión social, las acciones realizadas no han sido suficientes para lograr reducir estas estructuras vandálicas y los actos criminales que padecemos […] En ese sentido, creemos es necesario y urgente, la conformación de una mesa nacional de seguridad especial para el Distrito de Buenaventura bajo la coordinación del ministerio del interior” (Víctor Vidal, Alcalde de Buenaventura).

A través de esta carta, el propio alcalde reconoce la dificultad que tiene la policía local de enfrentar estas agrupaciones, requiere medidas especiales. Este llamado cuenta con el respaldado de organizaciones sociales, comunitarias y étnicas tales como el Proceso de Comunidades Negras –PCN– y el Comité Interorganizacional por la Defensa de los Territorios Ganados al Mar a través de comunicados públicos.

Este pedido de auxilio se presenta seis (6) meses después de que el 15 de enero se presentara en Buenaventura la Unidad Especial de Investigación de la Fiscalía para el Desmantelamiento de Organizaciones Criminales, lo que pone en cuestionamiento la efectividad de dicha unidad, pues contrario a su propósito, los grupos armados en la ciudad parecen haberse fortalecido, y no se sabe en qué va dicha unidad desde que Marta Mancera dejó su dirección para ocupar el cargo de Vicefiscal General de la Nación.

En Buenaventura otra vez se posiciona en la agenda pública el problema de la inseguridad, como algo recurrente que siempre vuelve reforzado y con nuevos repertorios de acción, en un escenario de pandemia que agrava la situación. Este círculo vicioso deja un panorama que preocupa por la llegada de la Jaime Martínez y el petardo que explotó en la alcaldía, que se sospecha fue la respuesta de los grupos violentos ante el pedido de Vidal al Gobierno nacional de una mesa especial de seguridad para el Distrito.


Autor

Artículo por: Línea Conflicto, paz y postconflicto @parescolombia | Publicado: Hace 2 meses

Puedes ver más sobre el autor en su Twitter.

ver más artículos de Línea Conflicto, paz y postconflicto @parescolombia

Artículos relacionados

  • +57 (1) 745 56 15 / 742 19 24
  • La Macarena, Bogotá DC, Colombia
  • Buenaventura, Valle del Cauca, Colombia
  • Para mayor información contactar a [email protected]
© 2018 PARES.COM.CO Todos los derechos reservados. Fundación Paz y Reconciliación. Se prohíbe su reproducción total y/o parcial.
Powered by: