La paz de Colombia pasa por Antioquia

15 diciembre, 2020

La paz de Colombia pasa por Antioquia

Por: Germán Valencia. Instituto de Estudios Políticos, Universidad de Antioquia y Columnista Pares.

Antioquia es uno de los territorios con mayor importancia para la construcción de la paz en Colombia. Las razones para este reconocimiento son múltiples: van desde la presencia histórica de diversos actores armados y el gran número de víctimas que deja la confrontación de los mismos, hasta los inéditos procesos de reincorporación y las acciones institucionales alrededor de la paz, pues, este es el territorio que alberga la mayor cantidad de firmantes de la paz en el país y uno de los más innovadores institucionalmente en la construcción de la misma.

De allí que el hacedor de paz Francisco de Roux, hoy presidente de la Comisión de la Verdad, haya insistido en varias ocasiones que la paz de Colombia depende de Antioquia. Este líder ha dicho que “Si Antioquia quiere habrá paz en Colombia, si Antioquia no quiere este proceso se para”. Afirmación que está fundamentada tanto en la mirada realista que hace sobre las dinámicas de la guerra y la violencia en este territorio, como en las acciones de paz que se están desarrollando en este departamento.

Antioquia ha sido históricamente un espacio con presencia de una gran variedad de actores armados. Durante cinco décadas han hecho presencia organizaciones subversivas como las guerrillas del Ejército de Liberación Nacional ˗EPL˗, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia ˗Farc-ep˗ o el el Ejército de Liberación Nacional ˗ELN˗. Y hoy es espacio de disputa entre agrupaciones armadas como las disidencias de las Farc y las nuevas bandas delincuenciales (caso ‘El Clan del Golfo’). Pasando, desde luego, por los grupos paramilitares que azotaron el territorio durante más de dos décadas.

La presencia de esta gran cantidad de grupos armados ha generado y sigue generando una oleada de terror en el departamento. Teniendo como principal consecuencia la presencia del mayor número de víctimas en Colombia. Según el Registro Único de Víctimas, a diciembre 13 de 2020, son 1.827.971 las personas que figuran en sus listas; cifra que es equivalente al 20% del total nacional (9.078.038). Y como la apuesta por la paz está centrada en este actor, de no avanzar en medidas de verdad, justicia, reparación y no repetición en Antioquia, el balance que se hará en los próximos años sería muy negativo: se extenderá la impunidad, no se lograría la reconciliación y se avanzará muy poco en el cumplimiento del punto 5 del Acuerdo Final.

En cuanto a la presencia de las Farc-ep, Antioquia fue uno de los departamentos con mayor número de frentes. Allí estuvieron los frentes 5 (en la subregión de Urabá), el 34 (en los límites con el Chocó), el 35, 36 y 37 (en el Nordeste Antioqueño), el 9 y 47 (en el Magdalena Medio y el Oriente Antioqueño). Precisamente, debido a esta presencia histórica, una vez se habló de la dejación de armas y de un proceso de reincorporación, el departamento fue escogido como uno de los lugares más apropiado para el tránsito a la vida civil.

Desde 2015 las Farc se ubicaron en nueve (9) Puntos de Preagrupamiento Temporal, con el fin de iniciar el proceso para realizar el desarme y la desmovilización. Luego, esto lugares se redujeron a cinco (5), llamados Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación −ETCR−. Antioquia siguió como el departamento con el mayor número de estos espacios en el país (20% del total); además de un amplio número de Nuevos Espacios de Reincorporación.

En la actualidad, Antioquia acoge 1.354 firmantes de la paz (1.048 hombres y 306 mujeres) que equivalen a más del 10% del total nacional, y de nuevo es el mayor número de desmovilizados atendidos por el programa en Colombia. En los cuatro antiguos espacios territoriales se encuentran 331 firmante (Carrizal en Remedios, La Plancha en Anorí, La Fortuna en Mutatá y Llanogrande en Dabeiba), además de 202 en otras ubicaciones colectivas (San Francisco) en Yondó, Godó (Llanogrande) en Dabeiba, San José de León en Mutatá, Murrí (La Blanquita) en Frontino y Mandé en Urrao. Y el resto, se ubican dispersos por el departamento, destacando el Área Metropolitana del Valle de Aburrá con 295. Lo anterior, sin contar los grupos familiares que en la mayoría de casos los acompañan.

En todos estos lugares, los firmantes de la paz y sus familias están viviendo la experiencia de la reincorporación a la vida social, política, económica y comunitaria. Allí, los ex guerrilleros están siendo acompañados por la Agencia para la Reincorporación y la Normalización ˗ARN˗ en asuntos como la salud, las capacitaciones técnica y el diseño de proyectos productivos de mediano y largo plazo. En especial, se resaltan los proyectos productivos colectivos con los que se busca generar espacios de participación con las comunidades aledañas, en clave de impulsar una reincorporación comunitaria.

El Acuerdo Final estableció, además, atender los territorios más afectados por el conflicto. En Antioquia fueron tres, de las 16 subregiones para todo el país, que fueron priorizadas para implementar el componente de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial ˗PDET˗. Estos programas están siendo apoyados por varias organizaciones gubernamentales, entre ellas, por la Asamblea Departamental de Antioquia, la cual, precisamente, esta primera semana de diciembre, aprobó los Planes de Acción de los PDET (Ordenanza N45), que beneficia con infraestructura, educación y vivienda a estos muncipios, conviritiéndose así en un gran apoyo para que 23 municipios y el distrito de Turbo continúen en la ruta de construir la paz en sus territorios.

Desde 2015, las Farc se ubicaron en nueve Puntos de Preagrupamiento Temporal, con el fin de iniciar el proceso para realizar el desarme y la desmovilización. Luego, esto lugares se redujeron a cinco, llamados Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación −ETCR−. Antioquia siguió como el departamento con el mayor número de estos espacios en el país (20% del total); además de un amplio número de Nuevos Espacios de Reincorporación. Fotografía: Pares.

En síntesis, el departamento de Antioquia es el territorio con mayor cantidad de espacios y firmantes de la paz en proceso de reincorporación; además, es una región que viene apostándole a la paz de manera creciente por medio de apoyos institucionales. De allí que pueda afirmarse que la construcción de la paz en el país dependa en buena parte de los avances que se tengan en tierras antioqueñas. Avances que es necesario continuar.

Se requiere de un mayor y mejor acompañamiento de las organizaciones encargadas de la reincorporación, como la Agencia para la Reincorporación y la Normalización ˗ARN˗ y el Consejo Nacional de Reincorporación ˗CNR˗; de implementar acciones de la paz, caso Gerencia de Paz de la Gobernación de Antioquia, el Consejo Departamental de Paz ˗CDP˗ y los Consejos municipales de paz; y de aprobar con mayor celeridad recursos para la ejecución los proyectos productivos y el fortalecimiento de las cooperativas de Economías Sociales y Solidarias del Común (Ecomún). Y de todas aquellas agencias que, de manera específica, se ocupen de la implementación del Acuerdo Final, como la Agencia Nacional de Tierras ˗ANT˗, la Agencia de Renovación del Territorio ˗ART˗, la Secretaría Departamental de Agricultura o el Fondo Antioquia Siembra.


Autor

Artículo por: Germán Valencia @ | Publicado: Hace 1 mes

Puedes ver más sobre el autor en su Twitter.

ver más artículos de Germán Valencia @

Artículos relacionados

  • +57 (1) 745 56 15 / 742 19 24
  • La Macarena, Bogotá DC, Colombia
  • Buenaventura, Valle del Cauca, Colombia
  • Para mayor información contactar a [email protected]
© 2018 PARES.COM.CO Todos los derechos reservados. Fundación Paz y Reconciliación. Se prohíbe su reproducción total y/o parcial.
Powered by: