Un enfoque sistémico para la Covid-19

5 abril, 2021

Un enfoque sistémico para la Covid-19

Por: Germán Valencia. Instituto de Estudios Políticos, Universidad de Antioquia. Columnista Pares.

Estamos en la tercera ola de la pandemia de la Covid-19 en Colombia. La primera se presentó en agosto de 2020, justo seis meses después de que la Organización Mundial de la Salud –OMS– decretara la emergencia planetaria. La segunda ola se dio entre diciembre de 2020 y enero de 2021. Y ahora estamos en el pico más alto de toda la trayectoria del virus.

Son tres momentos distintos que nos han mostrado una dinámica del virus muy diferente. Entre el inicio de la pandemia y la primera ola se evidenció el relacionamiento que tiene el virus con los otros sistemas biológicos y la necesidad del distanciamiento social para evitar su expansión.

Con la segunda ola nos dimos cuenta de que no estamos ante una tradicional pandemia —similar al del sarampión o la tosferina—, sino que hacemos frente a un virus que se alimenta y enriquece con otras enfermedades preexistentes, como el sobrepeso, la diabetes y la hipertensión.

Estamos en presencia de una sinergia de enfermedades que se retroalimentan, potencian y afectan de forma más grave a la población –sindemia–. Con esto se reconoce el relacionamiento de la Covid-19 con otras enfermedades no transmisibles como el cáncer o la obesidad, que hacen que el virus perjudique de manera más fuerte la salud.

Finalmente con esta tercera ola se confirma el relacionamiento de la crisis de la salud con otros sistemas sociales. Las condiciones de pobreza e inequidad social y económica hacen que la pandemia sea más fuerte en unos territorios que otros, por ejemplo, los rurales frente a los urbanos.

Frente a esta dinámica de cambio los gobiernos han adoptado casi todos las mismas medidas: aislamiento preventivo, cierre total o parcial del comercio y suspensión de clases en las escuelas y universidades. Son medidas de bioseguridad tradicionales, apoyadas por modelos matemáticos que predicen el crecimiento del virus y que sugieren medidas epidemiológicas para romper la propagación.

Los gobernantes no aprovechan las enseñanzas que dejan este primer año de la pandemia para cambiar también su forma de ver y atender la problemática. Esta mutación debería servir para que ellos replanteen el enfoque. Las enseñanzas que deja el desenvolvimiento del virus debería incidir en la forma de tratar la pandemia.

Las medidas tomadas para enfrentar la Covid-19 no se deberían limitar al ámbito clínico o epidemiológico. No basta con estudiar la enfermedad infecciosa y poner vacunas a un amplio porcentaje de la población. Y no basta con entregar ayudas monetarias a grupos de personas con problemas de ingreso, tal como ocurre con el programa de Ingreso Solidario.

El primer año de la pandemia nos ha dejado grandes enseñanzas para un tratamiento eficaz del virus. En enero de este sabíamos que la Covid-19 ataca de manera desigual a la población: es más fuerte con las personas que tienen enfermedades preexistentes como las cardiovasculares y respiratorias.

Hoy sabemos también que existe una interconexión entre los diversos sistemas sociales y ambientales. Que las zonas más pobres, donde los ingresos son bajos y las condiciones de las viviendas son precarias, la enfermedad pega más duro. Y que enfermedades como la obesidad o la diabetes agravan la situación.

De allí que si se quiere afrontar la pandemia de forma efectiva es necesario tener un enfoque sistémico, una visión amplia de la problemática, a fin de ser eficaz. La mirada sistémica se ofrece como un enfoque que ayuda a pronosticar y tratar la situación. Esta mirada sugiere estudiar el contexto social y cambiar la estructura social que posibilita el origen de la enfermedad y su dinamización.

El enfoque sistémico propone un tratamiento más amplio, que vaya a las causas, la naturaleza, la dinámicas y consecuencias de la pandemia. Para corregir este mal sugiere combinar la estrategia de vacunación con programas de alimentación para evitar la desnutrición. Invita a que se luche contra otras enfermedades preexistentes y al mismo tiempo avanzar en reformas sociales que permitan mejorar las condiciones de vida.

Nos dice que es posible, mientras se aplica la vacuna a la población, hacer inversiones focalizadas en los municipios con alta población rural para reducir la desigualdad económica. Insiste en que hay que trabajar de forma paralela para que se pueda acceder a sistemas de salud, políticas de empleo para aumentar ingresos y programas sociales para resolver disparidades.

Labor que debe realizarse de forma concertada y en diálogo con las comunidades. La teoría de sistemas defiende los gobiernos que administran horizontalmente, no de arriba hacia abajo. Una gobernanza territorial que permita construir diagnósticos compartidos y proponer acciones colectivas. Que consulte a las comunidades e involucre a todos los actores para que estos no sean simples receptores de políticas estatales.

La mirada sistémica propone desarrollar políticas sociales más audaces e innovadoras, que tengan en cuenta las condiciones desiguales de los territorios. Políticas diferenciadas que consideren las particularidades territoriales y poblacionales –así, por ejemplo, las diferencia en las tasas de obesidad, diabetes o hipertensión, o las distintas tasas de ocupación y pobreza–.

En síntesis, el enfoque sistémico propone trabajar en la eliminación de las disparidades de fondo. Pues, se puede aplicar la vacuna a todos los colombianos, pero desde que la infraestructura sanitaria siga igual en los territorios la cura estará lejos de hallarla. De allí que sugiere incluir en el recetario de lucha contra la pandemia cuestiones sociales, económicas, políticas y ecológicas.

Incluir políticas de educación, empleo, vivienda, alimentación y cuidado del medio ambiente. Estas son acciones que atacan un mal menor: la Covid-19, y ayudan a mantener viva la esperanza de que es posible construir otra realidad. Una vacuna social que nos inmuniza frente a un pasado traumático y violento, y un futuro incierto y desalentador.


Autor

Artículo por: Germán Valencia @ | Publicado: Hace 1 semana

Puedes ver más sobre el autor en su Twitter.

ver más artículos de Germán Valencia @

Artículos relacionados

  • +57 (1) 745 56 15 / 742 19 24
  • La Macarena, Bogotá DC, Colombia
  • Buenaventura, Valle del Cauca, Colombia
  • Para mayor información contactar a [email protected]
© 2018 PARES.COM.CO Todos los derechos reservados. Fundación Paz y Reconciliación. Se prohíbe su reproducción total y/o parcial.
Powered by: