De la insurgencia armada a la disidencia del acuerdo de paz

20 mayo, 2021

De la insurgencia armada a la disidencia del acuerdo de paz

Por: Juan Camilo Rodríguez Guerra
Investigador de Pares

Seuxis Pausias Hernández fue una de las figuras más reconocidas de las FARC-EP durante la última década. A pesar de no haber hecho parte del Secretariado de la guerrilla, su papel en las negociaciones de paz en La Habana fue protagónico; tanto así que redactó, junto a Sergio Jaramillo (Alto Comisionado para la paz durante el proceso), el “Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera”.

En la trayectoria de ‘Jesús Santrich’ se evidencian varios fenómenos que caracterizaron al conflicto armado colombiano: desde la relación de la Juventud Comunista (JUCO) con la guerrilla, hasta las tensiones entre los mandos militares y los mandos políticos en la organización de las FARC-EP. Su historia es importante en tanto que revela una parte del conflicto armado y da claves para superar la violencia y construir una paz duradera.

Sobre su juventud

Hernández nació en Tolú Viejo, Sucre, en 1967. Sus padres fueron docentes de filosofía provenientes del campo. Le aseguraron educación y, según él, una sensibilidad social por la desigualdad latente en el departamento. La apropiación de tierras por parte de élites regionales para actividades ganaderas y agropecuarias fue un fenómeno recurrente en la ruralidad sucreña.

Fue en la secundaria, a sus 12 o 13 años, que se vinculó a la Juventud Comunista (JUCO), en donde militó constantemente. Ya en 1985, año de conformación de la Unión Patriótica (UP), hizo parte de la base social que impulsó la creación del partido. Este nació de los acuerdos de paz entre las FARC-EP y el gobierno de Belisario Betancur.

A pesar de que un año atrás, en los Acuerdos de La Uribe, el Gobierno había prometido garantizar la seguridad de los integrantes de la UP, el genocidio empezó el mismo año en que fue creado. Según el Centro Nacional de Memoria Histórica, en 1985 fueron asesinados 179 integrantes del partido. Cifras similares se mantuvieron hasta 1988. En ese año, durante las primeras elecciones locales realizadas en Colombia, se asesinaron a 278 personas.

Los resultados electorales de la UP pusieron en el blanco tanto a las dirigencias como a los y las militantes del partido, lo que incentivó que las FARC-EP privilegiaran la opción armada. Seuxis Hernández militó en el partido hasta 1991, cuando el asesinato de un compañero cercano lo determinó a unirse a la guerrilla.

Se trataba de Jesús Santrich, dirigente de la JUCO, con quien compartió muchos de sus años de militancia. Perteneciente también a la Unión Patriótica, fue asesinado en la madrugada del 17 de noviembre de 1990 por José Mauricio Solarte Duarte, agente del DAS. En honor a él, Seuxis toma su nombre como seudónimo en la guerrilla.

Santrich’ en las FARC-EP

Entre 1990 y 1991 terminó su carrera de Derecho en la Universidad del Atlántico e inició su posgrado en Historia. Entonces decidió ingresar al Frente 19, perteneciente al Bloque Caribe de las FARC-EP. Desde el principio, su vinculación estuvo más ligada a la formación ideológica que a la actividad militar. En la década de los noventa dirigió la Cadena Radial Bolivariana, emisora en la que la guerrilla transmitía mensajes diariamente y que llegó a tener una cobertura casi nacional por decisión de la Octava Conferencia de las FARC.

En 1999, alias ‘Iván Márquez’ asume la comandancia del Bloque Caribe. Este año comienza a gestarse la estrecha relación entre Márquez y alias ‘Santrich’. No tuvo un rol preponderante en la guerrilla durante este periodo, a pesar de haber estado en los diálogos de paz en El Caguán. Su labor principal fue propagandística y relacionada con las comunicaciones de la guerrilla.

Siete años más tarde ingresó al Estado Mayor del Bloque Caribe y, en 2008, entró a formar parte del Estado Mayor Central de las FARC-EP, como suplente. En este tiempo, ‘Santrich’ acompañó a Iván Márquez en un encuentro con Hugo Chávez, presidente venezolano, para entregar militares secuestrados a cambio de guerrilleros presos.

En septiembre de 2012, la delegación de las FARC-EP encargada de los diálogos exploratorios con el Gobierno anunció, en rueda de prensa, que Iván Márquez y ‘Jesús Santrich’ encabezarían el equipo negociador de las FARC-EP y que el diálogo comenzaría el 8 de octubre en Oslo, Noruega.

La guerrilla mandó a negociar a su ala política más radical, encabezada por Iván Márquez. Tanto así que, en el discurso que dio ese día, exigió incluir en la discusión el modelo económico, la inversión extranjera, la doctrina militar, los acuerdos de libre comercio, la minería, la propiedad de la tierra y, entre otras cosas, declaró a la justicia transicional como un agravio “que apunta a convertir a las víctimas en victimarios”.

‘Santrich’, por su lado, se caracterizó por tener una actitud provocadora, tanto en la mesa de negociación como en ruedas de prensa. Uno de los sucesos que indignaron al país fue cuando un periodista le preguntó si las FARC iban a entregar sus bienes para la reparación de las víctimas, y él respondió, cantando, “quizás, quizás, quizás”.

Incluso el Secretariado de las FARC le sugirió controlarse en Twitter, pues sus comentarios estaban desgastando las relaciones con el equipo negociador del Gobierno. Pero el apoyo de Márquez fue irrestricto: durante los primeros meses de negociación “algún miembro del Secretariado sugirió que [‘Santrich’] saliera de la delegación. Cuentan que Márquez se paró y dijo que si tomaban esa decisión él también se iba” (Revista Semana, 2012).

Durante los cuatro años de negociaciones y diálogos, el trabajo de ‘Santrich’ fue redactar minuciosamente el “Acuerdo final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera”, junto al excomisionado de Paz Sergio Jaramillo. Esta labor consistió en discutir, palabra por palabra, la forma en que quedarían consignados los acuerdos entre el Gobierno y las FARC-EP en el documento final. Algunos miembros de la delegación oficial del Gobierno recuerdan que ‘Santrich’ salía con frases como “¿hoy hablamos en inglés, en francés o en griego?”, para presionar.

Tras la firma del Acuerdo de Paz, ‘Santrich’ fue elegido, en 2017, como miembro de la Dirección Nacional de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, partido FARC, siendo el único que, sin formar parte del antiguo Secretariado, fue elegido en las primeras nueve votaciones. Asimismo, fue elegido como uno de los cinco congresistas que harían parte de la Cámara de Representantes por el nuevo partido.

Unos meses antes de las elecciones legislativas de 2018, la Fiscalía General de la Nación capturó a ‘Jesús Santrich’ en cumplimiento a una orden emitida por Interpol. Esta respondió a una acusación por narcotráfico, realizada por un juzgado de Nueva York, en la que se sindicaba a ‘Santrich’ de acordar la exportación de 10 toneladas de cocaína hacia Estados Unidos por medio de una confusa red de personas, al parecer, ligadas a carteles mexicanos. Entre estas estaría Marlon Marín, sobrino de Iván Márquez.

La controversia arreció cuando la Jurisdicción Especial para la Paz, creada por el Acuerdo, ordenó a la Fiscalía reunir pruebas para determinar si el delito habría ocurrido antes o después de la firma, pues esto determinaría si debía ser juzgado por la Justicia Ordinaria o por la Justicia Transicional. La Fiscalía, entonces encabezada por Néstor Humberto Martínez, no logró pedir a tiempo las pruebas del juzgado de Nueva York para que la JEP hiciera su revisión. Esto ocasionó que, en mayo de 2019, le aplicaran a ‘Santrich’ la garantía de no extradición y se ordenara su libertad inmediata.

Dos meses después, ‘Santrich’ se posesionó como representante a la Cámara en un acto sencillo pero controvertido en el que diferentes partidos, tanto de derecha como de centro, rechazaron su presencia en el Congreso. Al mismo tiempo, el partido FARC aseguraba que el ahora congresista estaba siendo víctima de un entrampamiento liderado por los Estados Unidos.

A principios de julio de 2019 se conoció que ‘Jesús Santrich’ había abandonado su esquema de seguridad y su paradero era desconocido. Esto desprestigió al Acuerdo de Paz en tanto que una parte de la opinión pública culpó a la JEP de que ‘Santrich’ escapara. Por otro lado, no había conocimiento de dónde estaba Iván Márquez, lo que sembraba dudas sobre si los dos antiguos guerrilleros del Bloque Caribe de las FARC-EP estarían juntos en la clandestinidad.

Un año después, ‘Santrich’ apareció en un video en el que comunicó la creación de la Segunda Marquetalia, grupo armado liderado por él y por Iván Márquez. Hizo un esbozo de los nuevos fundamentos del grupo armado, el cual buscaría retomar las banderas políticas de las extintas FARC-EP. No obstante, los otros grupos armados post-FARC no se unieron a este proyecto de la forma en que se esperaba. ‘Gentil Duarte’, quien se alejó del Acuerdo antes de su firma, les llevaba ventaja.

En ese orden de ideas, todo pareció indicar que tanto Márquez como ‘Santrich’ estarían en Venezuela, con un relativo apoyo del gobierno de Nicolás Maduro para garantizar su seguridad. La Fundación Fundaredes hizo un seguimiento de la información sobre el paradero de los exguerrilleros y encontró que se movían, incluso, en barrios populares de Caracas.

‘Santrich’ muere en la noche del lunes 17 de mayo de 2021, en un campamento en el estado de Apure, en Venezuela. Hasta ahora no se conocen los perpetradores del hecho, aunque se barajan diversas hipótesis.

Seuxis Pausias Hernández hizo parte de la tercera generación de personas que ingresaron a las FARC-EP. Su importancia devino de las negociaciones entre el Gobierno, encabezado por el expresidente Juan Manuel Santos, y la guerrilla. Su muerte, más allá de representar una transformación de los grupos armados en el marco del posconflicto, deja en evidencia la soledad de Iván Márquez, una de las principales figuras de las FARC-EP que, tras su salida del Acuerdo de Paz, no ha logrado materializar sus intenciones en la ilegalidad.


Autor

Artículo por: Línea Conflicto, paz y postconflicto @parescolombia | Publicado: Hace 1 mes

Puedes ver más sobre el autor en su Twitter.

ver más artículos de Línea Conflicto, paz y postconflicto @parescolombia

Artículos relacionados

  • +57 (1) 745 56 15 / 742 19 24
  • La Macarena, Bogotá DC, Colombia
  • Buenaventura, Valle del Cauca, Colombia
  • Para mayor información contactar a [email protected]
© 2018 PARES.COM.CO Todos los derechos reservados. Fundación Paz y Reconciliación. Se prohíbe su reproducción total y/o parcial.
Powered by: